La histerectomía es una intervención quirúrgica que consiste en la extirpación del útero y se realiza cuando este órgano está afectado por alguna patología que afecta a la salud de la mujer.

Se puede realizar una histerectomía total, que consiste en la extirpación completa del útero, es decir del cuerpo y del cuello uterino (cérvix). Con todo, en la actualidad se tiende a realizar una cirugía conservadora y, siempre que sea posible, se quita únicamente el útero, dejando el cuello uterino (histerectomía subtotal o supracervical).

¿Qué es el cuello uterino o cérvix?

Es la parte inferior del útero, que conecta con la vagina, y por el cual sale la sangre del útero durante la menstruación y se dilata durante el parto para dejar que pase el bebé. El cuello uterino también tiene un importante papel en el estímulo sexual y el orgasmo.

Histerectomía supracervical por laparoscopia

En Clínica Ginecológica realizamos la extirpación del útero por laparoscopia, una técnica mínimamente invasiva, por lo que la recuperación de la paciente es más cómoda y rápida que en una intervención tradicional.

Después de unas mínimas incisiones en el abdomen (de 5 a 10 mm), se introduce un endoscopio (instrumento que contiene luz y una óptica) y una micro cámara, que transmiten la visión de la anatomía interna de la paciente a un monitor. A continuación, el ginecólogo introduce un aparato especial, el morcelador, que trocea y extrae el útero.

La intervención se realiza bajo anestesia general. En pocas ocasiones, alrededor de en un 5% de las pacientes, el ginecólogo decide realizar una laparotomía después de visualizar la patología de la paciente en la pantalla. La laparotomía es la apertura de la cavidad abdominal.

Puede ver imágenes reales de una histerectomia realizada por laparoscopia con láser de diodo en nuestro apartado videos de cirugias haciendo clic aquí.

¿Cuándo es necesaria la extirpación del cuello uterino?

Aunque actualmente se tiende a la cirugía conservadora, en las pacientes que presentan anomalías en el cuello uterino, es recomendable extirpar, además del útero, el cuello uterino o cérvix. Por ejemplo, cuando existe el riesgo de desarrollar un cáncer, en desgarros importantes del cuello uterino por traumatismos relacionados con el parto, y en los prolapsos uterinos (cuando haya descendido todo el útero). El cérvix es un órgano importante que no debe ser extirpado sin que haya una indicación precisa.

¿Qué ventajas tiene la cirugía por laparoscopia?

La paciente se recupera mucho mejor y en menos tiempo: una estancia de 24-48 horas en la clínica es suficiente. Disminuye el dolor post-operatorio. Las consecuencias estéticas son mínimas, pues las incisiones son muy pequeñas. Este tipo de operación permite que la mujer continúe gozando de unas buenas relaciones sexuales.

¿Seguiré teniendo la menstruación?

Después de la histerectomía no se presentarán más menstruaciones. No obstante, y de forma ocasional, se podrán producir pequeñas hemorragias con carácter cíclico, aunque esta situación no es la habitual.

Revisiones después de la histerectomía

Para una buena salud del aparato genital, la mujer debe realizarse revisiones ginecológicas periódicas. Las mujeres con una histerectomía supracervical (o subtotal) deben realizarse una citología (test de Papanicolau) anual.

Nuestra Clínica en Barcelona

Desde su fundación hace más de 20 años, todos los miembros de la Clínica Ginecológica vuelcan diariamente sus esfuerzos en ofrecer a pacientes y familiares una excelente calidad asistencial y humana.

No dude en contactar con nuestro equipo y le informaremos sin compromiso. Tu problema tiene solución, no esperes más.


Preguntas frecuentes

  • ¿Cuando se hace una histerectomía siempre se quita el cuello del útero o cérvix uterino?
  • ¿Necesito anestesia general para la práctica de una histerectomía?
  • ¿Si me practican una histerectomía estaré menopausica?
  • ¿Es necesario abrir el abdomen para quitar el útero?
  • ¿Si me hacen una histerectomía tendré incontinencia de orina?
 No siempre se quita el cuello del útero. En la histerectomía supracervical se extirpa la parte superior del útero y el cérvix (cuello uterino) se deja en su lugar. El cérvix uterino forma parte del soporte de los ligamentos de la pelvis, por lo que si no es necesario es mejor conservarlo.
 Depende del tipo de histerectomía y del procedimiento. La histerectomía por laparoscopia, bien sea total o supracervical, requiere anestesia general. En la histerectomía vaginal no siempre se utiliza.
 No es así. La menopausia viene determinada por la disminución de la secreción hormonal de los ovarios. Si no existe ninguna patología ovárica, en la histerectomía se conservan los ovarios, y al no ser extirpados continúan produciendo hormonas. Después de una histerectomía, desaparecen los períodos menstruales. La mujer ya no puede quedarse embarazada. Los ovarios siguen produciendo óvulos que, al no ser fecundados, se disuelven en el abdomen. Una paciente que todavía tiene ovarios no experimentará los síntomas que acompañan frecuentemente a la menopausia como por ejemplo las sofocaciones o la sequedad vaginal.
 Actualmente el 90% de histerectomías se realizan por vía laparoscópica o por vía vaginal y existen equipos quirúrgicos preparados para obtener buenos resultados por estas vías. Es muy raro en la actualidad abrir el abdomen de una mujer para practicar una histerectomía.
 Si se practican las técnicas quirúrgicas adecuadas, no se modifican las estructuras formadas por el conjunto ligamentos, músculos y fascias, que son las encargadas de mantener los órganos de la pelvis en su sitio (vejiga, útero, recto, intestinos).Cuando además, existen defectos estructurales a este nivel, se asocian técnicas quirúrgicas específicas junto a la histerectomía para corregir los problemas del sistema de soporte pélvico.