Prolapso Genital

¿Qué es el prolapso genital?

Aunque su nombre pueda sonar desconocido, un número considerable de mujeres que han tenido hijos deben hacer frente a este problema. El embarazo, los partos o la disminución de los estrógenos que se produce durante la menopausia pueden debilitar o romper los músculos que sostienen los órganos de la pelvis. El prolapso genital ocurre cuando uno o más de estos órganos descienden la vagina, provocando múltiples molestias.

Si desciende la vejiga hablaremos de cistocele, si desciende el útero habrá un prolapso uterino, y si desciende el recto habrá un rectocele.

¿Qué síntomas produce?

Las molestias que ocasiona el prolapso genital afectan negativamente a la calidad de vida de la mujer. Por un lado, el descenso de los órganos pélvicos da la sensación de que un bulto sale por su vagina. En la mayoría de los casos provoca dolor o sensación de peso en la parte baja del abdomen. Otros síntomas pueden ser la incontinencia urinaria, dolor durante las relaciones sexuales, estreñimiento y otros trastornos al defecar, dolor en la zona sacro-lumbar y dificultad para realizar algunos ejercicios físicos.

¿Se puede prevenir?

Aunque no es seguro que el prolapso genital se pueda prevenir, es recomendable que durante el embarazo y durante las primeras semanas después del parto la mujer realice ejercicios para fortalecer la musculatura de la pelvis. Son los denominados ejercicios de Kegel, que pueden hacerse en cualquier momento cuando la mujer esté sentada o acostada.

Un ejercicio de Kegel consiste en contraer la musculatura del suelo pélvico, igual que cuando tenemos ganas de orinar y nos contenemos. Podemos realizarlos varias veces al día, siempre con la vejiga vacía.

¿Cuál es el tratamiento más adecuado?

Las últimas tecnologías posibilitan resolver el prolapso genital con una sencilla intervención por laparoscopia, una cirugía mínimamente invasiva que permite al cirujano reconstruir el suelo de la pelvis con la ayuda de una videocámara. Se realizan pequeñas incisiones en la cavidad abdominal de la paciente y el cirujano puede realizar su trabajo a través de estos orificios, gracias a las imágenes que emite la cámara.

La operación consiste en fijar una malla sintética (polipropileno) que sujetará los órganos que han descendido. De esta forma, se corregirán anomalías como la incontinencia urinaria, que produce pérdidas de orina, la incontinencia anal y otros problemas derivados del prolapso genital.

Una intervención de este tipo requiere un tiempo de hospitalización mínimo, de unas 24-48 horas, y al cabo de una semana la paciente puede llevar vida normal.

Nuestra Clínica

En Clínica Ginecológica disponemos de la tecnología más avanzada para llevar a cabo la intervención que corregirá su problema. El Dr. Javier del Pozo es un referente nacional e internacional en la práctica de intervenciones por laparoscopia, siendo el primer cirujano en realizar, en el año 1991, una histerectomía total por laparoscopia en España.

No dude en contactar con nuestro equipo y le informaremos sin compromiso. Su problema tiene solución, no espere más.