Cistocele

¿Qué es el cistocele?

El término cistocele puede sonar extraño o desconocido, pero muchas mujeres, desgraciadamente, conocen su significado pues deben lidiar con este problema a diario. En términos médicos, cistocele es la caída de la vejiga urinaria en el canal de la vagina por el debilitamiento o la rotura del suelo pélvico.

A medida que pasan los años, el conjunto de músculos y tejidos que dan soporte al útero, la vagina, la vejiga, la uretra y el recto pierden elasticidad y puede producirse el prolapso de algunos de estos órganos.

¿Cuáles son sus causas?

Existen varios factores que contribuyen al deterioramento del suelo pélvico:

  • Partos vaginales complicados en los cuales ha habido desgarro del perineo o ha sido necesaria la utilización de forceps, así como partos múltiples.
  • Presión excesiva en el abdomen, por ejemplo, en casos de estreñimiento crónico, tos crónica o algunos tipos de actividad física continuada.
  • Disminución del nivel de estrógenos que se produce en la menopausia.
  • Levantar pesos de forma habitual.
  • Tener los tejidos de la pelvis débiles, una situación que es más frecuente en las mujeres blancas y asiáticas que en las de raza negra.

¿Qué síntomas produce?

El cistocele puede ser leve, moderado o grave, según el grado de descenso de la vagina. Los síntomas más frecuentes son:

  • Dolor o presión en el bajo vientre
  • Notar un bulto en la zona genital
  • Dolor en las relaciones sexuales
  • Dolores en la zona sacro-lumbar
  • Estreñimiento e incontinencia urinaria

Todos ellos condicionan el día a día de la mujer y suponen una disminución de su calidad de vida. A partir de los 45-50 años, con el inicio de la menopausia, el porcentaje de mujeres que viven condicionadas por este tipo de molestias es bastante elevado. En el caso de haber tenido partos traumáticos, los síntomas aparecen de más joven.

Desgraciadamente, tanto la incontinencia urinaria como el resto de síntomas han sido tabú entre muchas generaciones de mujeres. La mayoría no se atrevía a pedir información y optaba por sobrellevar el dolor y la incomodidad como podían, como si no hubiera solución.

¿Cuál es el tratamiento más adecuado?

El cistocele y otros problemas de prolapso genital como el rectocele (caída del recto) o el descenso del útero, pueden tratarse y, en la mayoría de casos, solventarse satisfactoriamente con una sencilla cirugía del suelo pélvico.

Durante años, este tipo de cirugía se ha realizado preferentemente por vía vaginal, practicando una histerectomía, es decir, extrayendo el útero y arreglando las estructuras que soportaban este órgano.

Las investigaciones sobre el suelo pélvico y los avances tecnológicos en laparoscopia (cirugía con la ayuda de una cámara) están cambiando de forma acelerada el tratamiento de estas patologías, ofreciendo buenos resultados en la restauración de la anatomía del suelo de la pelvis y la corrección del prolapso.

La intervención se realiza básicamente por vía vaginal corrigiendo el descenso de la vejiga y reposicionándola en su sitio habitual. Cuando hay una incontinencia de orina asociada, se pueden en la misma cirugía colocar pequeñas mallas debajo de la uretra para restaurar el ángulo vesical. La paciente puede ser anestesiada de cintura para abajo (anestesia peridural) o bien con anestesia total. Al ser una cirugía mínimamente invasiva, no suele requerir pasar más de 24 horas en el hospital.

Evidentemente, este tipo de técnicas requieren de personal experimentado, por lo que es imprescindible acudir a un centro médico que cuente con todas las garantías. Después de la intervención, la mujer disfrutará de nuevo de libertad para realizar todo tipo de actividades y podrá gozar de nuevo con sus relaciones sexuales.

Nuestra clínica

Desde su fundación hace más de 20 años, todos los miembros integrantes de la Clínica Ginecológica vuelcan sus esfuerzos diariamente para ofrecer a pacientes y familiares una excelente calidad asistencial y humana.

Con dedicación profesional exclusiva, tenemos como reto mantenernos en la vanguardia de los avances científicos, a fin de ofrecer una atención integral, puntera e innovadora y que ello redunde en el bienestar de las pacientes que depositan su confianza en nuestro equipo.

Puedes contactar con nosotros y te informaremos sin compromiso, tu problema tiene solución, no esperes más.