Cáncer Ginecológico

¿Qué es el cáncer ginecológico?

Es el cáncer que empieza en los órganos del aparato reproductivo de la mujer. Puede afectar a la cérvix (cuello del útero), los ovarios, el útero, la vagina y la vulva. Otro caso de cáncer ginecológico es el de las trompas de Falopio, aunque es bastante raro.  Cada uno de estos cánceres presenta síntomas y  factores de riesgo diferentes. Aunque todas las mujeres pueden contraerlos, en la mayoría de ellos el riesgo aumenta con la edad. Un diagnóstico precoz es fundamental para que el tratamiento sea efectivo.  

Prevención y diagnóstico

Algunos cánceres ginecológicos son causados por el virus del papiloma humano (VPH), un término que incluye varios virus que causan infección en el área genital y que se transmiten por vía sexual.  Infectarse no significa que se desarrolle un cáncer, pues en la mayoría de las mujeres la infección desaparecerá sin causar más problemas. Con todo, en algunas mujeres puede provocar un cáncer de cérvix, vagina y vulva.

El cáncer ginecológico se puede detectar mediante una citología cérvico-vaginal (pruebas de Papanicolaou), que se realizan periódicamente en las mujeres desde que inician las relaciones sexuales hasta aproximadamente los 65 años. También se puede realizar un test para saber si la mujer está infectada con el VPH.

La mejor prevención contra el cáncer de cérvix es la vacuna que protege de este virus, y que se recomienda en niñas de 11 y 12 años. También la pueden recibir mujeres de 13 a 26 años que no la hayan recibido anteriormente.

Varios tipos de cáncer ginecológico

Cáncer de cérvix

La cérvix es el canal que conecta la vagina con el útero, que es donde se desarrolla el bebé durante el embarazo. El cáncer de cérvix se puede prevenir en la mayoría de países occidentales gracias a la vacuna contra el VPH y a las pruebas de detección. Cuando se detecta de forma precoz, tiene una alta tasa de curación. Suele darse en mujeres por encima de los 30 años. Uno de los síntomas es la hemorragia vaginal, por ejemplo, después de una relación sexual.

Cáncer de ovarios

El cáncer de ovarios, los órganos que producen las hormonas sexuales femeninas y los óvulos, suele darse con más frecuencia en mujeres de 60 años o más. Existen una serie de factores de riesgo: la edad, tener familiares cercanos que lo hayan padecido, haber tenido cáncer de mama, útero o colon, no haber tenido hijos, la endometriosis, y la mutación genética BRCA1 o BRCA2. Sus síntomas pueden ser sangrado entre períodos, presión en la pelvis, dolor abdominal o en la parte baja de la espalda, hinchazón, etc.

Cáncer de útero

Entre los factores de riesgo del cáncer de útero están la obesidad,  ser mayor de 50 años, tener familiares que han sufrido cáncer de útero, ovario o colon. La mayor parte de este tipo de cánceres se producen en mujeres que están en la menopausia o la posmenopausia. Entre los síntomas puede haber hemorragia o secreción vaginal fuera de lo normal, dificultades para orinar, dolor o presión en la pelvis y dolor durante las relaciones sexuales.

Cáncer de vagina y vulva

El cáncer de vagina y de vulva no son muy frecuentes. Entre los factores de riesgo está infectarse con el VPH, haber tenido cáncer de cérvix, fumar, tener irritación o quemazón crónica en la vulva. Sus síntomas pueden ser hemorragia o secreción vaginal fuera de lo normal, orinar con más frecuencia, estreñimiento, sangre en la orina o las heces, dolor o presión en la pelvis o el abdomen, especialmente al orinar o durante la relación sexual.

¿Cuál es el mejor tratamiento?

El tratamiento del cáncer es personalizado e individualizado al tipo de tumor y a cada  paciente. Nuestros ginecólogos harán el diagnóstico y trabajarán con profesionales oncológicos para determinar cuál es el mejor tratamiento a seguir.

Nuestra clínica

Desde su fundación hace más de 20 años, todos los miembros integrantes de la Clinica Ginecológica vuelcan sus esfuerzos diariamente para ofrecer a pacientes y familiares una excelente calidad asistencial y humana.

Con dedicación profesional exclusiva, tenemos como reto mantenernos en la vanguardia de los avances científicos, a fin de ofrecer una atención integral, puntera e innovadora y que ello redunde en el bienestar de las pacientes que depositan su confianza en nuestro equipo.

Puedes contactar con nosotros y te informaremos sin compromiso, tu problema tiene solución, no esperes más.